UNA BONITA HISTORIA…

costaleros1686

Esta historia se inició al caer la tarde de un día de enero del año del señor de  1.586. En aquel momento se hallaba la familia alrededor de la lumbre del hogar, mantenido con piñas secas, maderos robados por las torrenteras de los caños de Carmona y troncos de los árboles tronchados por el viento que la gente depositaba en la grada sur de la S.I.C. El patriarca de aquella familia reflejaba en sus rostro una alegría serena, cansancio de los años y el saber que su puesto como carpintero llevaba a casa el jornal ganado en cada minuto de un largo día; los niños reían; el hijo mayor gallego estibador del puerto solo conocía la carga y descarga y esperaba hueco para que su padre enseñara el oficio familiar del buen trato a la madera, a los diecisiete años, era una imagen viva de la ciudad urbe que ante su corta edad para hoy antaño reflejaba rostro de varón duro por el trabajo a jornal, y la abuela con tez serena canas en los cabellos plateados como el sagrario donde siempre iba a escuchar misa, acomodada en el mejor lugar de la estancia, y aplicada a su remiendo, contaba a los niños inquietos hijos menores de Pablo, una imagen repetida de la vida en los montes de orense, sólo que en el invierno de la vida dudaba ya de su vuelta al añorado hogar.

Todos los allí reunidos habían llegado a Sevilla, para ellos el lugar más horrible de la tierra donde el verano llega hasta octubre y el invierno se marchaba en marzo y sin avisar, pero donde el pan abunda a las familias llegaban al igual que el oro de las indias. La familia vivía en los aledaños de Santa María la Blanca, donde los picaros y contrabandistas de la época acostumbraban  con violencia a rematar negocios de faldas, cartas o taberna durante los 365 días del año y llevaban en su entraña, un frío de acero que descargaba despiadado sobre cualquiera que osara perturbar dichos negocios. El lugar donde la familia había construido su hogar era demasiado caluroso, y además amenazado por un constante peligro. Pero a pesar de los pesares Pablo carpintero de la Catedral y devoto hermano de luz de la Virgen de la Granada. Tuvo una visita inesperada en aquella tarde ya fría, el camarlengo del Cardenal Rodrigo Castro llamaba a su puerta…

“Pablo querido amigo” le dijo mientras caminaba por el zaguán sucio y humilde de la vieja casa de la calle mal llamada Doncellas, sabes que su eminencia le ha encargado al Maese Juan de Arfe una custodia, pero hemos tenido un pequeño inconveniente y es que como sabes querido hijo, los que pertenecemos al cabildo catedralicio estamos en unas edades algo avanzadas y no tenemos la vitalidad necesaria que no el espíritu de poder trasladar la custodia, así que en estos meses mientras Maese Juan  última la custodia mira a ver una solución para trasladar dicha custodia y exponerla al pueblo…encima de su cabeza se alzaba, en efecto, un enorme peso como una  montaña tan escarpada y agreste, que la cúspide no viera ojo humano por la proporción de su altura, ese encargo del Cardenal le sobresaltaba en la noche, al no saber aun el peso y la dimensión de la carga.

Pero Pablo no desistió y miraba una y otra vez la forma de los carros de carga, pero no encontraba solución estética y robusta para la Custodia, hasta que un día al terminar su jornada como cada tarde Pablo esperaba a su retoño mayor embocar el postigo del aceite y así poder desde allí marchar junto a su casa, pero esa tarde cercana ya a la cuaresma, observo como la compañía de hijo aun portaba el saco rudimentario de los estibadores de puerto de indias, su  formas, su altura, y la posible forma de carga ilumino por unos instantes la cara de Pablo, cuando su hijo y la compañía llegaron a su altura…“¿Que miras padre? Espetó el hijo que solo vio el gesto asombrado de su padre… Pablo iluminado como profeta que va ha iniciar su sermón, le dijo enardecido y acalorado por la iluminación… Hijo hoy visto a Dios caminando por las calles de Sevilla…”

Lo que sigue tiene fecha y nombre, como dijo una vez no se quien ¿? Lo siguiente es ya una historia de amor que perdura en el tiempo y de cinco siglos en Sevilla…

Fuente: http://lamiradadelcapataz.blogspot.com.es/2012/10/1586.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s