Entrevista a Francisco Reguera. “Para ser costalero hay que tener afición y mucho oficio…”

Entrevista a Francisco Reguera

Fuente: www.lebrija.com, Miércoles, 05 de marzo de 2008

Don Francisco Reguera, capataz pero sobre todo cofrade sevillano, es una de las personas más influyentes en el mundo del costal de la semana santa sevillana, como así lo atestiguan los pasos que comanda junto con su equipo de auxiliares. Hecho a medida bajo la vieja escuela de capataces de Sevilla, pero con el matiz de tener diferentes cuadrillas en cada hermanad y no los mismos hombres bajo sus órdenes en distintas hermandades. Este hombre del martillo podemos disfrutarlo con su voz ronca y dulce delante del misterio del beso de judas de la hermandad de la redención, el lunes santo, en el crucificado del cerro, el martes santo y el viernes santo delante de la Virgen de Patrocinio de la Hermandad del Cachorro, así como en otros pueblos como en Cantillana.

Nos pusimos en contacto con él de forma casual en el quinario de la Hermandad de la Redención en su iglesia de la calle Santiago en el casco histórico sevillano. Una vez acabado el acto, acudimos a la barra de la casa hermandad sitiada en el mismo edificio, y donde ya el amigo Paco, así le gusta que le llamen, bebía una copa de vino y degustaba un trozo de pollo frito de estilo sevillano (ajo y vino blanco). Después de presentarme, y ofreciéndome una bebida, hablamos sobre diversos temas, como por ejemplo la relación entre costaleros y hermandad, la dificultad en algunas hermandades para acceder a cargar debajo de un paso, etc… Al acabar nos emplazamos para el lunes 18 de Febrero en el local de ensayo del paso de Cristo del cerro, donde se iba a proceder al traslado del paso de salida hasta la iglesia, en la cual se ubica la hermandad, para proceder al montaje de los pasos (un mes para su salida procesional).

Ese día, nos presentamos en el local, en una calle perpendicular a Afán de Ribera, y esperamos a que terminara el traslado para llevar a cabo nuestra entrevista. Cuando se disponía a salir el paso, empezó a chispear, luego a caer una cuantas gotas más, y con el paso, camino de la iglesia, le fue cayendo a cada instante una manta de agua, que recordaba el triste Martes Santo del año pasado cuando esta hermandad al poco de iniciar el recorrido, tuvo que volverse por el diluvio que estaba cayendo. En esta ocasión el paso estaba cubierto por lonas y plásticos que no dañaron nada el paso, y haciendo chicotas largas para llegar al templo en el menor tiempo posible. Una vez acabado, entramos en el bar enfrente de la puerta de la iglesia y con un rioja en la mano, Paco, iba comentando con sus compañeros las anécdotas con lluvia en sus años de martillo. A continuación, nos separamos del grupo y comenzamos la entrevista.

Entrevistador: Francisco, o mejor, como te gusta que te llamen, Paco, ¿qué es para usted la semana santa?

Paco Reguera: Para mí la semana santa, en cierto modo, yo diría que es ese engranaje que hace falta en esta vida para que tenga todo una explicación durante todos los días.

Entrevistador: ¿De dónde le viene su pasión por la semana santa?

Paco Reguera: Yo me crié en mi hermandad del cachorro, mis padres me apuntaron por ser la hermandad de mi familia y yo soy de la hermandad desde que nazco, la prueba está en que tengo sesenta años y llevo sesenta años de hermano.

Entrevistador: ¿Puede decirme un recuerdo de su infancia relacionada con nuestra semana mayor?

Paco Reguera: Muchos, desde que me dolían los zapatos que estrenaba el domingo de Ramos cuando mi madre me compraba los zapatitos nuevos para andar, desde que estaba limpiando plata en la hermandad hasta interesarte por el mundo del costal, ese mundo que antes era un mundo muy oscuro y que solo los más privilegiados podían llegar a conocer, miembros de junta con los capataces antiguos, y eso era un mundo que a mí me llamaba mucho la atención y todavía eso de meterte bajo un paso a ver lo que había allí debajo, eso es lo que más recuerdo. Y después lógicamente, todos tus años cuando te cuando llega el día de vestirte de nazareno en la hermandad de tu barrio.

Entrevistador: ¿Cuál cree usted que es la diferencia más importante entre la semana santa de hoy y la de su infancia?

Paco Reguera: Pues que hoy la semana santa es mucha cofradía y poca hermandad y antes la semana santa era mucha hermandad y menos cofradía.

Entrevistador: ¿Cuál cree usted que es el patrimonio más grande de una hermandad?

Paco Reguera: Sus hermanos y sus titulares, los hermanos es lo más importante, la hermandad que no tenga ese grupo de hermanos relacionada con ello difícilmente podrá levantar la cabeza.

Entrevistador: ¿Es usted con respecto a la semana santa en su conjunto, una persona renovadora o tradicional?

Paco Reguera: Me gustan las dos cosas, yo creo que en la variedad está el gusto, a mi me gusta conservar cosas antiguas, me dicen que conservo la escuela de los viejos capataces, por otro lado me tengo que abrir a la evidencia, a la juventud, a los tiempos en los que estamos, hace quince años no me imaginaba que iba a tener una listas de costaleros metía en el ordenador, clasificar como quiera, por trabajadera, por altura. Yo digo que cualquier día terminamos poniéndole en el cuello un código de barra en el cuello y leyéndoselo con una pistola a la gente. Pero que yo estoy abierto a eso, que hace quince años estábamos con el lápiz y la goma en las listas, de hecho mi compañero todavía lo lleva.

Entrevistador: ¿Hermanos costaleros o costaleros profesionales?

Paco Reguera: Bueno es que ya costaleros profesionales no existen aunque en algunas hermandades si como en Cantillana en Castilleja, lo pagan. Hombre a mí siempre me ha gustado trabajar con hermanos costaleros, siempre, yo no me hecho una escuela en Sevilla de amigos del Costal, que me lo llevo a un lado y me lo llevo a otro, no, los que se meten el martes no son los que se meten el lunes ni los del viernes, son gentes distintas, yo manejo tres cuadrillas pero son gente distintas cada día, de cada hermandad.

Entrevistador: ¿Costaleros más participes de la hermandad o exclusivamente durante los ensayos y en la salida procesional?

Paco Reguera: A mí me gusta que participen en la hermandad y que se involucren en ella, también es verdad que no me gusta que las hermandades abusen de ellos. Si la hermandad tiene dos mil hermanos, tenemos que pertenecer con los dos mil hermanos no solamente los costaleros para todo, el costalero es para todo pero con todo el mundo. Si me gusta que se involucren, si hay que vender papeletas o lotería que las vendamos.

Entrevistador: ¿Capataz de un solo paso o capataz general de la cofradía?

Paco Reguera: Yo creo que eso es lo mismo, si tienes un paso trabajas más cómodo, quiero decir, nada más que te tienes que preocupar de ese paso, y si trabajas los dos pues tienes más preocupación lógicamente, tiene que llevar sus listeros, tienes que estar encima de la gente. Porque le capataz no es el que más manda en un paso sino el que más horas trabaja cuando nadie lo ve, en casa con las listas de la gente, tranquilo y pensando siempre los posibles cambios que pueden hacerse. Creo que una persona que maneja más de un paso no tiene más poder que alguien que maneja uno, es lo mismo. Se tiene que desarrollar más, dividir más, si tengo que dividir mis fuerzas en dos pues posiblemente meteré más fuerza a uno que a otro.

Entrevistador: ¿Cuadrillas mixtas, cuadrillas de mujeres o de hombres o cuadrillas solo masculinas?

Paco Reguera: Cuadrillas masculinas, siempre cuando haya hombres, hombres. Como hasta ahora solo he tenido hombres pues no me lo he planteado. Todo esto cambiará cuando un capataz este pasando lista y le falten ocho hombres y ve que hay cinco mujeres con el costal debajo esperando que le de trabajo, pues decidirá si las mete o no. Será decisión de él si le gusta o no le gusta. A mí personalmente no me gusta.

Entrevistador: ¿Costaleros uniformados o vestuario libre?

Paco Reguera: Costaleros tirando para arriba, que se ponga lo que quiera, hombre que no se vaya ir vestido de bombero, con lo que más cómodo estén trabajando pero que tiren para arriba.

Entrevistador: ¿Zapatillas de esparto o de goma?

Paco Reguera: El esparto es lo mejor para trabajar debajo de un paso, pero con el tiempo se ha descubierto que ni las calles eran como eran antes y los adelantos son factibles para utilizar, hay zapatillas que se pueden utilizar mejor que el esparto. Y luego si el esparto coge agua, imagínate como llega el esparto, desecho.

Entrevistador: ¿Costales lisos o de elección libre?

Paco Reguera: Me da igual que tenga rayas, que tenga cuadritos, pero en un tono muy discreto, que no te este tomando un café en la esquina y en la otra parte de la calle a lo lejos, se ve a uno con un costal a rayas azul, rojo y fluorescente que también los hay.

Entrevistador: ¿Cambios de paso dentro de una marcha o siempre sobre los pies?

Paco Reguera: Depende de lo que se esté mandando, depende del paso que se mande, y se está mandando un crucificado es sobre los pies para adelante, si está mandando un nazareno es un racheado largo, si está mandando un misterio, lo que le quepa, al misterio lo que le cabe. Yo mando tres pasos en Sevilla, y los tres andan distintos.

Entrevistador: ¿Inclusión de hermandades de barrio en la nomina de la semana santa Sevillana o salida exclusiva por sus barrios en vísperas?

Paco Reguera: Yo es que no hubiera permitido tanta entrada de hermandades. Se están creando muchas hermandades que podrían en vez crear una, unirse a alguna existente dentro de la feligresía. Parece que jugamos a los pasitos y que tocaremos la gloria por crear una hermandad, y pienso que eso no es así. Por eso digo que hay cofradía, no hermandad.

Entrevistador: ¿Pondría usted una cofradía en la calle con un riesgo de precipitación del cincuenta por ciento?

Paco Reguera: No se, hay veces que dicen que hay un cincuenta y no viene para aquí, y otras veces dice que es un treinta y te ha caído una manta de agua. Dicen que si la borrasca estaba por debajo del radar y suelen equivocarse mucho en cuanto a las horas. Los meteorólogos, o no aciertan o no se digo yo, que no le gustan las cofradías. El año pasado fallaron en todo, si cogemos las estadísticas del año pasado, fallaron en todo, no acertaron ni uno, es que hay que pensar en algo raro.

Entrevistador: ¿Pasos con bandas detrás o en silencio?

Paco Reguera: Lo que le pega a cada uno, igual que el andar, al gran poder no le vas a poner unas cornetas. Y a San Gonzalo no le vas a meter un silencio y al cachorro tampoco, y a muchos hermanos le gustaría verlo en silencio.

Entrevistador: ¿Marcha cofrade de banda de tambores y cornetas o agrupación musical preferida?

Paco Reguera: Soy muy tradicionalista, me gusta amor, alguna de la de Triana, tres caídas, otra de la presentación de dos hermanas, el sol también tenía este año una marcha muy buena y en agrupación como la mía es la redención no voy a poner ninguna más, me gustan un montón, desde redención por Sevilla, cautivo en su soledad, señora de Sevilla, Macarena; agonía en Getsemaní. En el recorrido de la redención de este año están metidas todas. Si te tengo que decir una, Triana o agonía en Getsemaní. Padre es muy buena, muy sentimental.

Entrevistador: ¿Marcha cofrade de banda de música preferida?

Paco Reguera: Patrocinio, saeta sevillana, madruga. Digo las que me gusta que le toquen a la Virgen del Patrocinio, donde mezclamos las marchas más antiguas con otras más modernas, pero no del tipo de caridad del Guadalquivir, ni callejuela de la O.

Entrevistador: ¿Cofradía en la calle de día o de noche?

Paco Reguera: Los palios de noche, los Cristos depende, hay Cristos que de día tiene una explosión de vistosidad muy bueno y Cristos que por la noche tienen una visión perfecta.

Entrevistador: ¿Qué le gusta más, la salida o la entrada de una cofradía?

Paco Reguera: Todo tiene su encanto, en el cerro, la salida porque de noche es demasiado jubilosa y hay mucho gamberreo aquí. La salida es más propia, las niñas, las mujeres viniendo de la plaza del mercado. En la redención cincuenta a cincuenta. Patrocinio, cuando llegamos a la vuelta, es un encanto, aquella parte apartada ya de Triana, cuando termina ese barrio, y se palio iluminado con las velas encendidas y gastadas, y el trabajo hecho bien pero con cansancio.

Entrevistador: ¿Qué le gusta más, la cofradía a la entrada en campana o en la Plaza San Francisco?

Paco Reguera: En la entrada en campana, en la plaza san francisco no creo que le guste a mucha gente y el que lo diga está mintiendo.

Entrevistador: ¿Qué lugar de Sevilla recomendaría para ver una cofradía?

Paco Reguera: Yo te diría, el cerro en el entorno de ir para la campana por San Gregorio, Miguel de Mañara, Inmaculada, Alemanes, Hernando Colón, es perfecto, sublime, eso es un punto alto que tiene el paso de Cristo hay. Después el Beso de Judas, desde que sale de la Catedral, como es una cofradía del centro, no se puede escoger, cuesta del bacalao, chapineros, Álvarez Quintero salida con salvador, alfalfa, pila del pato. También a la ida, cuna con Orfila.

Entrevistador: Siempre hay que dedicar una levantá a ________________.

Paco: A mucha gente, a la abuelita que está viendo la cofradía pendiente y no sabe si estará el año que viene viéndola, al enfermo que tiene una enfermedad que no sabemos si es terminal o si es grave o no, y está ahí rogando algo siempre.

Entrevistador: ¿Qué le pide a una persona que quiera llevar un paso?

Paco Reguera: No voy a dudar que tenga que tener devoción, pero también tiene que tener un alto porcentaje de afición, costalero no se hace uno solamente con la devoción, así como el Cristo y la virgen no viven solo de padres nuestros o ave María, el costalero no lleva el paso solo con el amor a los titulares. Tiene que tener afición, y oficio. El costalero debe tener oficio. El costalero es un oficio. El vestirse de costalero tiene que ser tan grande como vestirse de nazareno, no decir simplemente, que va a sacar una hermandad del barrio o pueblo.

Entrevistador: ¿Cuál debe ser el principal motivo para meterse en una trabajadera?

Paco Reguera: Amor a lo que va a sacar y una afición a lo que va a hacer. Sin esas dos bases, difícilmente va a poder con el paso.

Entrevistador: Dime la primera palabra que se la pase por la mente cuando diga unos nombres, Cuaresma.

Paco Reguera: Las carnes ya abiertas, con los nervios a flor de piel, como cuando el torero detrás del burladero espera la salida del toro.

Entrevistador: Pregón de domingo de pasión.

Paco Reguera: Besamanos de mi Virgen de Patrocinio.

Entrevistador: Domingo de Ramos.

Paco Reguera: Como decía Carlos Herrera, a la gloria, a vivir.

Entrevistador: Azahar.

Paco Reguera: Se aproxima el tiempo.

Entrevistador: Madrugá.

Paco Reguera: Hay que recogerse que mañana hay que sacar a Patrocinio.

Entrevistador: Jesús crucificado.

Paco Reguera: Cachorro.

Entrevistador: Incienso.

Paco Reguera: Uno de los mejores olores que hay en Sevilla.

Entrevistador: Virgen María, madre de Dios.

Paco Reguera: Esa es por la estamos todos en este mundo.

Entrevistador: Resurrección.

Paco Reguera: Donde tenemos que pensar que tenemos que llegar todos.

Entrevistador: Semana Santa.

Paco Reguera: Lo más grande.

Entrevistador: Muchas gracias, Paco, que tengas salud y suerte, que todo te vaya bien en esta Semana Santa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s